Saltar al contenido

Tipos de analgésicos

La palabra analgésico procede del griego An que quiere decir sin y Algos que significa dolor. Se conoce como analgésicos a aquellas medicinas que por sus componentes logran aliviar o disminuir el dolor en alguna zona o en la totalidad del cuerpo.

Con estos los dolores musculares, de cabeza, oculares, artríticos, y demás dolores y achaques se pueden reducir al máximo hasta ser eliminados.

Estos logran calmar el dolor que causa el deterioro de algún tejido del cuerpo, por cualquier golpe, por procesos infecciosos que generan inflamación, o causados por ciertas enfermedades.

Tipos de analgésicos


Analgésicos primarios

Son aquellos analgésicos que como efecto farmacológico llegan a alivia el dolor. Estos poseen un espectro muy amplio, siendo ideales para disminuir y eliminar cualquier tipo de dolor.

Tipos de analgésicos primarios

  • Analgésicos antitérmicos puros: son muy efectivos y reducen el dolor rápidamente. Ejemplo de ello es el Paracetamol.
  • Opoides: dentro de este tipo de analgésicos se encuentra la morfina, buprenorfina, pentazocina, tramadol, codeína, etc. Estos pueden causar ciertos efectos secundarios en algunos paciente como es: estreñimiento y miosis, náuseas, vómitos, sedación, picos, depresión respiratoria, etc.
  • Analgésicos antiinflamatorios: utilizados antes una inflamación tanto interna como externa. Ejemplo: ácido acetilsalicílico y el ibuprofeno.

Analgésicos secundarios

Estos analgésicos son los que logran disminuir un dolor en específico, los cuales presentan un espectro muy reducido.

Tipos de analgésicos secundarios

  • Antiepilépticos: como son los fármacos lamotrigina y carbamazepina.
  • Antidepresivos: como la clomipramina y la amitriptilina.
  • Analgésicos locales: usado ante la descarga neuronal, donde logra estabilizar y suprimir la membrana neuronal para así contrarrestar sus efectos secundarios. Ejemplo: Prilocaína y la Lidocaína.
  • Relajantes musculares: tipo de analgésico que calma aquellos dolores que se originan en los músculos. Ejemplo: el topiramato, tetrazepam, diazepam y gabapentina.
  • Laxantes y antieméticos.
  • Vasodilatadores: que son antagonistas del calcio.
  • Psicofármacos: como las anfetaminas, los ansiolíticos y los neurolépticos.
  • Vasoconstrictores: encontrándose todos los derivados ergóticos.
  • Corticoides.

Analgésicos no narcóticos o de tipo I

También llamados analgésicos no opiácidos. Son medicamentos que no causan fuertes efectos secundarios, los cuales pueden ser adquiridos sin prescripción médica, ya que tratan dolores que son muy comunes entre personas, como es el dolor de cabeza. Ejemplo de estos analgésicos es el acetaminofén, la aspirina, el ibuprofeno, el Naproxeno, o cualquier tipo de medicamento antiinflamatorio no esteroide.

Estos analgésicos llegan a  bloquear la producción de aquellas sustancias que generan el dolor, llamadas prostaglandinas. Llegan a tener propiedades antipiréticos y antiinflamatorios.

Estos medicamentos pueden aliviar el dolor y la fiebre, al igual disminuyen la inflamación producida por distensión muscular, esguinces y por artritis. Su consumo es seguro si no se sobrepasa por más de 10 día, y si se toma el tiempo de la toma recomendado en el prospecto adjunto al medicamento.

Analgésicos narcóticos

También se les conoce como opiáceos. Son los analgésicos que se administran cuando el paciente padece de un intenso dolor, el cual no disminuye con el consumo de analgésicos básicos como el Paracetamol. Estos llegan a actuar directamente en el sistema nervioso central, lo cual es ideal para tratar casos de dolor crónico.

Estos analgésicos exigen prescripción médica, ya que su administración y cuidado debe ser óptimo y el recomendado por el paciente, quien da una dosificación de acuerdo a la gravedad del paciente, a su edad, peso, y la enfermedad que pueda tener.

Logran funcionar desde que se fijan a los receptores del cerebro, siendo este el punto donde bloquea la sensación de dolor. Su consumo no puede exceder de más de 4 meses, a excepción de que el médico establezca un mayor tiempo. Así mismo al tomar estos tipos de analgésicos no se debe consumir alcohol ni operar maquinaria pesada.

Tipos de analgésicos narcóticos

  • Analgésico tipo I: son medicamentos suaves dirigidos para un dolor moderado, como es el caso del tramadol y de la Codeina.
  • Analgésico tipo II: ideal para dolores graves, por su fuerte composición. Ejemplo de estos es la teadona, la Morfina, la Hidromorfina, Codeína, Oxicodona, Meperidina, Fentanilo, etc.

El consumo de estos fármacos en exceso pueden llevar al paciente a caer en una adicción, o puede causarle la muerte por sobredosis accidental. Al mismo tiempo suele causar efectos secundarios, como es la somnolencia y la pérdida del juicio.

Fármacos adyuvantes

Se trata de aquellos fármacos administrados con el objetivo de potenciar los efectos de otros analgésicos, trabajando de una forma asociativa. Siempre son administrado en combinación con otros analgésicos, ya que no causan efecto alguno si se administran solos. Ejemplo de estos son los corticoides, los anti-convulsionantes y los analgésicos antidepresivos.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2017, 05). Tipos de analgésicos. Gaceta educativa - Lostipos.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposdecosas.com/analgesicos.html.