Saltar al contenido

Tipos de dependencia

La dependencia se conoce como la subordinación a un poder mayor o la condición de una persona que no se puede valer por sí misma, por lo que tiene la necesidad de asistencia para realizar algunas de sus tareas cotidianas.

La palabra dependencia también se define como la oficina pública o privada que depende de otra superior. Es además la necesidad compulsiva hacia alguna sustancia para sentir sus efectos o para llenar el vacío de la ausencia de las mismas. Por ejemplo: el alcohol o el tabaco.

La calidad de dependencia de los seres humanos varía según el contexto. Cuando nacen, las personas dependen enteramente de quienes son mayores. Y lo mismo se repite mientras crecen. Además de depender de todas las personas que intervengan en su cuidado. De esta manera, se establece que nadie podría sobrevivir sin al menos un cuidado primario. Existen varios escenarios en donde personas adultas son dependientes de los demás. Cuando una persona depende de otra, no tiene libertad para elegir.

Cuando se refiere a la dependencia de sustancias, se dirige a los  campos de la medicina, la psiquiatría y la psicología, ya que ésta sugiere que este tipo de dependencia debe ser tratada con la idea de erradicar la necesidad de las sustancias nocivas y psicotrópicas de las personas.

También se hace referencia a la palabra en la política y se refiere a aquellas empresas o instituciones que dependen del gobierno para su funcionamiento. De acuerdo a su uso, la dependencia se puede clasificar en varios tipos.

Tipos de dependencia


 Dependencia física

Provoca cambios físicos en las personas que están en proceso de dejar algún tipo de sustancia o droga a la que el cuerpo está ya muy acostumbrado. Además de la abstinencia, la persona puede presentar dolor físico y un deseo intenso. Se trata de la necesidad fisiológica de una droga que se maximiza cuando la persona intenta dejar de consumir, sin embargo, su objetivo principal será buscar y consumir la droga.

Algunas drogas pueden provocar convulsiones si se dejan de consumir, tal es el ejemplo de las benzodiacepinas. También, el terrible síndrome de abstinencia de la heroína, e incluso el alcohol puede provocar temblores en la persona si deja de consumirlo de pronto. Con el tratamiento médico correcto, se puede controlar en unas pocas semanas, y aunque no es duradero, el proceso resultará extremadamente difícil para los afectados.

Dependencia psicológica o mental

Sucede de manera común en relación a los medicamentos prescritos para la ansiedad y la depresión. La persona se siente en la necesidad de obtener la droga, no por una razón física, sino mental. También se refiere a cualquier tipo de consumo del cual la persona cree que necesita para satisfacer un deseo y experimentar un estado emocional positivo.

Dependencia emocional

Es una necesidad excesiva y continua que obliga a una persona a sentirse totalmente dependiente de otra. Siente la necesidad de buscar su seguridad en los demás y no confía en su propio criterio. Este tipo de dependencia está muy ligado a la autoestima de la persona, ya que la ausencia de ésta, es la que mayormente vuelve a un individuo más propenso a volverse dependiente. Está, también, más ligada a las relaciones de pareja, sin embargo, se puede dar el caso de padres e hijos e incluso, amistades.

Dependencia sensorial

Es aquella que se origina cuando una persona pierde algunas o todas las funciones de uno de sus sentidos, como la vista o el oído. Esta pérdida tiene un efecto significativo en la persona, ya que se vuelve dependiente de quienes le rodean, para realizar tareas y labores cotidianas.

Dependencia mixta

Tipo de dependencia que aparece luego de una enfermedad que afecta tanto al físico como a alguno de los sentidos. Por ejemplo: una parálisis cerebral o el mal de Parkinson. La persona puede ver afectada su movilidad, en combinación con la pérdida del habla o de la vista.

Otros tipos de dependencias


 Dependencia moderada o de grado I

 Cuando una persona necesita ayuda para realizar algunas de las labores mínimas cotidianas, al menos una vez al día.

Dependencia severa o de grado II

Cuando la persona necesita ayuda en la mayor parte de sus labores diarias, al menos tres o cuatro veces al día.

Dependencia total o de grado III

Cuando una persona necesita ayuda en la totalidad de sus labores cotidianas, debido a la pérdida total de su autonomía física, mental o, incluso, ambas.

Dependencia social

Cuando una persona necesita de la ayuda de las personas de la comunidad para desenvolverse de acuerdo a sus actividades diarias y cotidianas. Mayormente se trata de las personas con discapacidad o disfuncionalidad, o de las personas de avanzada edad. Se puede dar el caso de uno o más niños que queden en la orfandad sin familiares  que los protejan.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2017, 03). Tipos de dependencia. Gaceta educativa - Lostipos.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposdecosas.com/dependencia.html.