Saltar al contenido

Tipos de estimulos

La palabra estímulo proviene del latín stimulus, que curiosamente significa: aguijón o pinchazo, y se define como todo aquello que se encuentra en el ambiente o que internamente es capaz de generar respuesta en un organismo.

La respuesta o reacción que el cuerpo u organismo tenga al estímulo puede ser positiva o negativa dependiendo de la interacción o dinámica que se dé entre ellos.

Los estímulos y las respuestas permiten que los seres vivos se pongan en contacto con el medio ambiente que los rodea y los prepara para la supervivencia.

En los animales se da el tactismo, que no es más que la respuesta de alejarse o acercarse a un estímulo del medio ambiente y se da mayormente en los invertebrados. En las plantas se da un fenómeno biológico diferente, denominado tropismo, que indica cambio de dirección o crecimiento frente a un estímulo medioambiental.

Tipos de estímulos


Estímulos internos

Son todos aquellos estímulos que se producen dentro del organismo y como se dan desde adentro hacia afuera, solo pueden afectar al individuo involucrado, es decir, al organismo que lo produce.

Sensaciones como la sed, el sueño, el hambre, las ganas de nadar, calambres, salir a caminar, dolor de muelas, sudar al realizar una actividad física, son claras maneras de ejemplificar los estímulos internos.

Las respuestas emocionales: confianza, depresión, miedo, calma, inseguridad, sentimientos de culpa, etc., también son ejemplos de estímulos internos.

Estímulos externos

 Los estímulos externos, contrario al anteriormente definido, van desde afuera hacia adentro provocando respuestas en el organismo, es decir, primero el organismo los siente y luego los interioriza y desencadenan cambios dentro del mismo.

Cuando el cuerpo reacciona favorable o desfavorablemente a un medicamento es un claro ejemplo de un estímulo externo, también lo son los cambios de temperatura, un golpe en la rodilla, sonidos fuertes, un alimento picante, una caricia, olores desagradables, correr por la aparición de un depredador, entre otros.

Estímulo incondicionado

Este tipo de estímulo es aquel que va ligado a reflejos y respuestas innatas, es decir, que no necesitan aprendizaje para lograr un correcta reacción del organismo.

Cuando el bebé se lleva a la boca y succiona cualquier objeto que tenga en las manos, salivación al ver comida, colocar luz brillante en los ojos para ver la dilatación de las pupilas y el golpecito que el médico da con un martillo de plástico en la rodilla del paciente para verificar un reflejo innato son ejemplos claros de estímulos incondicionados.

Estímulo condicionado

Un estímulo condicionado es aquel que, en principio era un estímulo neutro (que antes de realizar el condicionamiento no emite respuesta alguna) que luego fue asociado con un estímulo incondicionado o innato provocando así una respuesta medible y consistente en el organismo, para lo cual, es indispensable el aprendizaje para obtener la reacción o respuesta deseada en el organismo condicionado.

Un claro ejemplo es el clásico experimento de Pavlov con el perro: El perro (organismo)

Comida (estímulo incondicionado)

Campana A (estímulo neutro) Campana B (estímulo condicionado) Salivación (respuesta condicionada) Salivación B (respuesta condicionada)

Experimento:

  • Fase 1

Comida (estímulo incondicionado) + Perro (organismo) = Salivación (respuesta condicionada)

  • Fase 2

Campana (estímulo neutro) + Perro (organismo) = No salivación (no respuesta)

  • Fase 3

Campana (estímulo incondicionado) y comida (estímulo incondicionado) + Organismo (perro) = Salivación A (respuesta incondicionada)

  • Fase 4

Campana B (estímulo condicionado) + Organismo (perro) = Salivación B (respuesta condicionada)

Estímulos sensoriales

Existen lo que se llama receptores de estímulos que no son más que las estructuras sensoriales del cuerpo:

  • Ojos.
  • Nariz.
  • Lengua.
  • Piel.
  • Oídos.

Estas estructuras sensoriales se encargan de captar todos los estímulos externos (luz, olor, sabor, estímulos táctiles y sonidos).

Cuando estos receptores reciben y procesan los estímulos estímulos externos anteriormente mencionados, se producen los sentidos:

  • Vista.
  • Olfato.
  • Gusto.
  • Tacto.
  • Oído.

El olor de una comida favorita, ver a la persona que nos atrae, probar un plato nuevo, escuchar nuestro nombre en la calle, sentir el contacto del agua en la piel al nadar, entre otros, son ejemplos de estímulos sensoriales.

Estímulo motivacional

 El estímulo motivacional puede ser definido como cualquier estímulo que llegue a los receptores sensoriales (ojos, nariz, lengua, piel, oídos) y que la reacción o respuesta que genere sea una especie de propulsión, voluntad o motivación para realizar una acción o tarea específica.

Este estímulo está estrechamente ligado a un ciclo motivacional, explicado y ejemplificado a continuación:

Homeostasis (organismo en estado de equilibrio) > Estímulo (frío) > Necesidad (cubrirse) > Estado de tensión (busca con qué cubrirse) > Comportamiento o acción (busca elementos que le produzcan calor) > Comportamiento (encuentra un abrigo) > satisfacción (se encuentra satisfecho porque encontró con qué proporcionarse calor).

El marketing y la publicidad son claros ejemplos de estímulos motivacionales. Por ejemplo, cuando un individuo ve un anuncio en la televisión en el que muestra personas adelgazando por usar un determinado aparato y va a la tienda a comprarlo, este individuo fue receptor de dicho estímulo lo cual lo motivó a comprar el aparato.

Créditos & citaciones en formato APA: Portal informativo y de contenidos. Equipo de redacción profesional. (2017, 02). Tipos de estimulos. Gaceta educativa - Lostipos.com. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.tiposdecosas.com/estimulos.html.